Buscar
  • DMOT GESTIÓN

¿Qué es la homologación en los escapes?

¡Bienvenidos un nuevo día a nuestro blog!


Sois muchos los clientes y profesionales que nos preguntan sobre la homologación de los escapes. Si también has tenido o tienes dudas sobre este tema, ¡sigue leyendo porque esta entrada es para ti!





Vamos a explicar de forma sencilla las dudas más habituales en relación a la homologación de los escapes en general y en particular haremos una mención especial a los escapes de nuestra marca MIVV, una de las marcas por las que más nos preguntáis.


¿Por dónde empezamos? Pues evidentemente, por el principio, teniendo claro qué es una homologación y para qué sirve.


Una homologación, sería aquella certificación establecida de manera oficial que reconoce que el producto en cuestión, en este caso los escapes, cumplen con una serie de requisitos técnicos obligatorios y con todas las normativas para poder circular.


Una vez tenemos esto claro, el punto de partida en este caso es saber que existen dos tipos de controles u homologaciones en escapes: una de ruidos y otra de emisión de gases. La primera en relación con la acústica y ruido que produce el escape y la segunda en relación a la contaminación atmosférica y los gases quemados que produce.


Conozcamos un poco más a fondo cada una de ellas:


Homologación de ruidos


Todos los escapes que están homologados tienen que poseer una homologación de ruidos que aporta el ente europeo. ¿Qué debe hacer una marca para conseguir homologar su producto? Presentar un proyecto técnico por código de producto y la lista de aplicaciones de moto.


En nuestro caso, el sistema europeo entrega un número de homologación (que luego irá marcado en el escape en un lugar visible) con una lista de aplicaciones de motos y número de motor. Esto significa que cada escape tiene una homologación en base a sus características, por lo tanto, aunque dos escapes sean muy parecidos pueden llevar dos números de homologación distintos.


En el caso de una nueva moto, MIVV debe entregar la nueva documentación y pasar por “caja” para conseguir la homologación europea. Dicho así, puede parecer sencillo, pero la realidad es que el proceso de homologación es largo y tedioso, sobre todo, teniendo en cuenta que cada vez las normas de contaminación acústica y atmosférica se van endureciendo.


Homologación de gases


Las normas y reglamentos “Euro” regulan a nivel europeo el impacto que tienen los vehículos en el medio ambiente. Desde el 1999 que entró en vigor la normativa Euro 1 , las motos y los escapes han tenido que cumplir una serie de reglas en relación a los gases que emiten a la vía pública. En el 2003 entró la Euro 2 y en el 2006 la Euro 3 que duró hasta mediados /finales del 2016. La normativa obliga que las motos de finales del 2016 y en concreto 2017 se fabriquen ya con la Euro 4. En el año 2021 ha entrado en vigor la última normativa Euro 5 de la que os hablaremos más detalladamente en otra entrada del blog.


El objetivo de todas estas normativas es que las motos contaminen menos y sean más seguras. Os ponemos un ejemplo, en concreto una moto E4 emite un 50% menos de gramos CO2 x Km que la misma motocicleta con E3, esto significa que la primera contamina menos que la segunda.


Desde que se implantaron todas estas normativas, los catalizadores se han ido haciendo imprescindibles, ya que lo que hacen es limitar los gases que emite un escape. Para que entendáis un poco cuál es su función, es una pieza intermedia compuesta de materiales técnicos como Rodio y Paladio, que hace reducir la emisión.


¿Qué pasa si mi escape no está homologado?


Cuando tu moto va a pasar la ITV, dos de las revisiones más importantes que hacen a tu moto son el ruido del tubo y la prueba de gases de escape. Esto se debe a que la contaminación acústica y atmosférica esta regulada por el Reglamento General de Circulación, y se prohíbe el llamado escape libre para evitar perturbaciones y contaminantes (Artículo 7 RGC). Por lo tanto, saltarse la normativa implica una sanción que puede ir desde los 200€ hasta los 800€.


Una de las mayores recomendaciones que os damos es consultar la homologación de cualquier escape que queramos cambiar.

Para saber si está o no homologado, lo principal será verificar el número de homologación que lleva inscrito el propio escape. Por lo tanto, cuando compres uno nuevo, siempre deberás fijarte donde está y además solicitar al comprador el certificado de homologación que lo acredite. En este tiene que aparecer el type motor de tu moto que debe coincidir con el número que lleva marcado el escape.



Número de homologación grabado en el escape.



En nuestro caso, todos los escapes MIVV llevan una tarjeta de homologación tipo “carnet” para que la lleves junto los papeles de tu moto. Si no la tienes, no te preocupes, puedes enviamos un email y te la enviaremos.














117 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo