Buscar
  • javierl6

¿Cómo se hace una pastilla de freno para moto?

Como buenos amantes de las motos y de la velocidad sabemos que no todo es dar gas y correr, es indispensable poder frenar nuestro vehículo para controlarlo. Aquí es donde entran en juego las protagonistas de este post: las pastillas de freno.







Hay tres componentes básicos en una frenada: la bomba de freno, los discos de freno y, como no, las pastillas de freno.


Nos encanta la velocidad, por eso, cada vez las motocicletas se fabrican con la capacidad de correr más, por lo tanto, la capacidad de frenarlas debe ser proporcional. Todos los elementos de frenado que lleva nuestra moto, deben garantizarnos una frenada limpia y segura.


Hoy os venimos a hablar en concreto de las pastillas de freno, incidiendo concretamente en las de nuestra marca Braking. Marca Italiana especialista en discos y pastillas, con más de 125 títulos mundiales a su espalda.


Pastillas de freno

Las pastillas de freno sirven para proporcionar la fricción necesaria a los discos de freno. De ese modo, al accionar la maneta, el vehículo se para. Es fundamental que estas se encuentren en buen estado.

Las pastillas de freno están compuestas de dos partes diferenciadas, el soporte y el compuesto frenante. El compuesto es lo que marca la diferencia de la frenada, y hay de dos clases, el compuesto orgánico y el compuesto sinterizado ¿No sabes cuál es la diferencia entre los dos? ¡Te lo explicamos!


El compuesto orgánico se compone de materiales como hierro y resinas que se mezclan en un proceso químico para pasar a pegarse (literalmente) al soporte que en este caso es de hierro. Este procedimiento se realiza mediante unos hornos que presionan la mezcla hasta el soporte (del que antes os hablábamos). El siguiente paso es pulir y rectificar el compuesto frenante para pasar al embalaje.


El compuesto sinterizado es más moderno y su realización es mucho más compleja. La mezcla contiene carbono, cobre y resina sintética y varía según las necesidades del usuario en la carretera (offroad, endurance…). Y en este caso, cada fabricante añade su “fórmula secreta”, para diferenciarse de las demás pastillas de freno.


¿Cuál es la diferencia entre estos dos materiales?


Por lo general, la pastilla orgánica es más sencilla y usada actualmente para motor urbanas, como la Scooter. El compuesto funciona bien en temperaturas medias/altas, por eso necesita que el disco y la pastilla alcancen una determinada temperatura de uso. Pero, a su vez, si se traspasa cierta temperatura, la pastilla pierde prestaciones. Por eso, está indicada para un uso más “moderado” que no implica frenadas tan bruscas a grandes velocidades.


Las motos actuales llevan de serie pastillas sinterizadas y la gran diferencia es la respuesta, tanto en frio como en caliente, de frenada. A esto se le conoce como coeficiente de frenado que es lo que verás en la parte posterior de la pastilla marcado. Una pastilla de calidad alta se reconoce con H.H. La primera letra indica la respuesta en frio y la segunda en caliente, siendo la H la de mayor calidad.


¿Qué recomendaciones os podemos dar?


A la hora de escoger una pastilla de freno, debes basarte en tus necesidades y al uso que le vas a dar. Si eliges una pastilla orgánica y tu uso va a ser destinado a offroad, debes tener en cuenta que te durara muy poco, pues el polvo, el barro y demás factores harán que se desgaste mucho más rápido.





Infórmate y pregunta a un especialista qué tipo de pastilla es al mejor para ti

Os aconsejamos comprar una pastilla de calidad. No os fijéis únicamente en le precio o la marca, ¡busca el compuesto que mejor se adapte a tus necesidades!


80 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo